DESPIDIENDO EL AÑO 2021 DESDE EL PARQUE NATURAL DE IZKI

La noche del 30 de diciembre de 2021, aprovechando las inusuales pero excelentes condiciones meteorológicas previstas, nos reunimos unos cuantos compañeros de la asociación en el Parque Natural de Izki para despedir el año 2021 con una velada de observación y fotografía astronómica. Debo reconocer que yo ya había salido también con el telescopio la noche anterior, pero la humedad y la niebla, que finalmente me envolvió, me terminaron por echar de allí al poco tiempo de haber montado. Pero esta noche del 30 iba a ser diferente. Se preveía una ligera brisa proveniente del sur que con toda probabilidad se iba a llevar la poca humedad que estuviera condensando, y así fue, una noche seca para variar.

 

Yo me llevé mi dobson de 12” L-JLV y una lista más o menos cerrada de objetos para observar. Iba con la idea de recobrar la costumbre de dibujar algún objeto, esta vez utilizando la técnica de lápiz blanco sobre papel negro, nueva para mí, y empecé por la nebulosa de la calavera (Skull Nebula, NGC 246). El seeing era bastante malo, lo que en la imagen se traducía en estrellas como pelotas si se aplicaban altos aumentos, pero este objeto siempre me ha resultado muy agradecido y la transparencia de la noche me permitió sacar algunos detalles. La nebulosa en sí tiene el aspecto de un círculo “mordido” por su extremo sureste, con unos límites muy bien definidos, en un campo muy pobre de estrellas, pero con algunas débiles superpuestas justo encima de la nebulosa, una visión realmente bonita. A priori eso parecía todo, pero dedicándole bastante tiempo de observación con vista lateral y el filtro NPB se llegaba a intuir nebulosidad en su interior, concretamente en la mitad suroeste y oeste, con un aspecto extrañamente irregular, como si se tratase de parches. Estuve alternando entre los oculares ES 14 y 8.8 mm (107x y 170x respectivamente) y finalmente este es el dibujo en el que intento mostrar el aspecto visto al ocular:

Tras este primer objeto me dediqué durante un rato a observar otros objetos del cielo de invierno, entre los cuales destacaré la nebulosa de Orión con visor binocular (te deja literalmente con la boca abierta) y la nebulosa del casco de Thor (NGC 2359). Con respecto a esta última, estuvimos jugando con los filtros y la respuesta era espectacular pasando de ser prácticamente imperceptible sin filtro a verse en todo su esplendor con el filtro NPB puesto. Por otro lado, estuvimos también observando en grupo la nebulosa de la cabeza de caballo y hubo opiniones para todos los gustos. Yo la tengo muy vista y el campo estelar de esa zona muy trillado, y en esta ocasión la detecté de nuevo sin ningún lugar a dudas, pero en cambio algún compañero sólo pudo detectar la nebulosidad de IC 434, y otro compañero ni una ni la otra, señal de que no se trata de un objeto sencillo la primera vez que lo intentas.

 

Continuando con mi lista de objetos a observar llegué a la galaxia NGC891 en Andrómeda. La localicé sin problema con el ocular de 24 mm (62x) partiendo de la estrella doble Almach. El campo en el que se localiza esta galaxia es realmente bonito, plagado de estrellas que parecen crear un sutil velo tras el que se localiza esta galaxia vista de canto que, a pesar de tener un tamaño aparente bastante grande (13.2 minutos de arco), tiene un bajo brillo superficial. La estuve observando un buen rato con los oculares de 14 mm (107x) y 8,8 mm (170x), obteniendo una mejor imagen con éste último. En esta ocasión me sorprendió detectar fácilmente la espectacular barra de polvo central que tanto caracteriza a esta galaxia, lo que le daba un aspecto al ocular muy realista y ponía perspectiva a la observación. Ante este espectáculo, me animé de nuevo a realizar un dibujo intentando reflejar en él la vista al ocular de la manera más fiel posible:

 

 

Y aquí una fotografía de la misma galaxia NGC891 tomada por nuestro compañero Julio Corredera con su newton de 250 mm en la que se pueden observar multitud de detalles en la barra de polvo central:

 

Tras un total 7 horas de observación y charla astronómica decidí recoger el telescopio, siendo esta una de las noches más productivas que he tenido desde hace mucho. Durante toda la sesión dejé el móvil haciendo fotos en modo automático, con las que al día siguiente pude montar este timelapse que queda como recuerdo de esta noche de observación:

Espero que no pase tanto tiempo para tener ocasión de salir de nuevo.

 

David Sedano

 

 

 

 

Marcar el Enlace permanente.